top of page

YOURBRANDBYCRU WOC HOSPITALITY EVENT Group

Public·4 members
Carter Walker
Carter Walker

Manos A Las Armas



Con unas cervezas en el cuerpo, Miles tiene la genial idea de enviar insultos a todos estos internautas, al denunciar esta cultura absolutamente horrible. Pronto, se dará cuenta del alcance de su error cuando criminales muy violentos ingresen a su casa para secuestrarlo. Al día siguiente, despierta y descubre un interesante cambio en su apariencia física: dos pistolas han sido clavadas en sus manos que imposibilita cualquier maniobra manual excepto apretar el gatillo. Ahora, sin saberlo, se encuentra inscrito en Skizm y recibe la orden de jugar para a matar a una talentosa rival llamada Nix (Samara Weaving) para salir de esta situación y posiblemente salvar a su novia (Natasha Liu Bordizzo).




Manos a las armas


Download: https://www.google.com/url?q=https%3A%2F%2Fgohhs.com%2F2uh8kO&sa=D&sntz=1&usg=AOvVaw0kbxbxkPYMRPFkBpNsWEL5



Una vez que vamos a Miles armado con sus armas y se da cuenta que su vida está en peligro, la película realmente puede comenzar. Y hay que reconocer que durante un tiempo de la película funciona, principalmente porque tiene momentos divertidos.


La película provocó mucho que hablar sobre el aumento de la violencia y el uso excesivo de armas de fuego. Un tema relevante y mordaz que desafortunadamente la película lo explota y genera una historia poco agradable, por sus escenas huecas y el discurso sobre la sociedad moralmente decadente.


En conclusión, Manos a las armas no atraerá a todos, es violento, hay exceso de disparos, sangre y violencia extrema. Sin embargo, cierta audiencia aficionada del género lo verá como un entretenimiento fácil y atractivo. Además, Daniel Radcliffe hizo su película más violenta e incorrecta de su joven carrera , y es complicado verlo así.


(CNN) -- Nashville. Atlanta. Orlando. Las Vegas. Newtown. Parkland. San Bernardino. Brooklyn. Buffalo. Uvalde. La violencia con armas de fuego omnipresente en Estados Unidos ha dejado pocos lugares ilesos a lo largo de las décadas. Aun así, muchos estadounidenses consideran sacrosanto su derecho a portar armas, consagrado en la Constitución de Estados Unidos. Pero los críticos de la Segunda Enmienda dicen que ese derecho amenaza a otro: el derecho a la vida.


A medida que el número de muertes relacionadas con las armas de fuego sigue aumentando cada día, he aquí un vistazo a la cultura de las armas en Estados Unidos en comparación con el resto del mundo.


La administración del presidente Joe Biden ha renovado los llamamientos a la reforma de las armas después de los tiroteos masivos en Colorado, Carolina del Sur y Texas. En marzo, la Cámara de Representantes aprobó una ley que obligaría a los vendedores privados y sin licencia, así como a todos los vendedores con licencia, a realizar comprobaciones federales de antecedentes antes de todas las ventas de armas, y a garantizar que los compradores sean investigados a fondo antes de realizar la venta.


Mientras tanto, los tiroteos masivos siguen impulsando la demanda de más armas, según los expertos, y los activistas del control de armas sostienen que hace tiempo que debería haber llegado el momento de la reforma.


Tras el incidente, la policía dijo que habían devuelto la licencia de armas del agresor apenas unos meses después de que le fuera revocada, debido a acusaciones de agresión. El gobierno del Reino Unido pidió entonces a la policía que revisara sus prácticas de concesión de licencias y dijo que presentaría nuevas orientaciones para mejorar los procedimientos de antecedentes, incluida la comprobación de las redes sociales.


La violencia con armas de fuego puede conducir a la conculcación del derecho más fundamental, el derecho a la vida. Los Estados tienen la obligación de combatir las amenazas reales o previsibles para la vida y, por tanto, tomar medidas para proteger a las personas de la violencia con armas de fuego.


La violencia armada puede interferir con el normal funcionamiento de las escuelas y hacer que el trayecto a la escuela sea peligroso para los y las estudiantes. La falta de recursos públicos para educación junto con la dificultad de contratar o retener a personal docente en los barrios asolados por la violencia con armas de fuego tienen un efecto negativo y socavan el derecho a la educación.


La mayoría de los niños y niñas que mueren en Estados Unidos a causa de la violencia armada pertenecen a comunidades minoritarias. Los homicidios son la segunda causa de muerte entre los niños y niñas negros, y el 65% de estos homicidios se cometen con armas de fuego.


Sin embargo, tienen un profundo impacto emocional y psicológico en las personas sobrevivientes, las familias y las comunidades, y han creado un entorno en el que las personas no se sienten a salvo en lugares públicos como iglesias, escuelas, salas de conciertos y salas de cine, lo que socava sus derechos humanos a la religión, a la educación y al ocio.


Como primer paso, los Estados deben reconocer que la violencia con armas de fuego es una amenaza para los derechos humanos de las personas y, en particular, para los relativos a la vida, a la integridad y a la seguridad personal y a la salud.


Los Estados pueden establecer unos sistemas básicos para regular la posesión y el empleo de armas de fuego y munición por actores privados para impedir que cometan abusos contra los derechos humanos. La ONU ha establecido unas directrices internacionales sobre control de armas de fuego que los gobiernos pueden incorporar a la legislación nacional.


Para lograr una reducción sostenida de la violencia con armas de fuego son necesarios programas a largo plazo, con base empírica y con una financiación adecuada que se adapten a contextos sociales, económicos y culturales específicos y trabajar en asociación con las comunidades afectadas.


Los gobiernos tienen la obligación legal de proteger el derecho a la vida y, por consiguiente, la responsabilidad de proteger a la población de la violencia con armas de fuego. Tenemos que recordárselo y exigir reformas.


Puedes alzar la voz y recordar a quienes nos gobiernan su obligación de preservar nuestra seguridad. Puedes desempeñar un papel esencial actuando y protestando contra la violencia con armas de fuego. Con tu participación, puedes dejar claro a los gobiernos que una regulación deficiente de la posesión y el uso de las armas de fuego conduce a la violencia y que deben abordar este problema ya mediante controles estrictos de las armas de fuego e intervenciones efectivas en las comunidades que sufren un alto grado de violencia armada.


Los gobiernos tienen la obligación de proteger el derecho a la vida y, por consiguiente, la responsabilidad de proteger a la población de la violencia con armas de fuego. Tenemos que recordárselo y exigir reformas.


Entre otros números alarmantes, la organización suiza 'Small Arms Survey' informa que hay 120 armas de fuego por cada 100 estadounidenses. Y si estas cifras son posibles, es gracias a la famosa Segunda Enmienda de la Constitución de Estados Unidos.


A raíz del temor de que una potencia extranjera intentara invadir el país recién nacido, se añadió la Segunda Enmienda a la Constitución. En Estados Unidos, que acababa de salir de una guerra, el hecho de llevar armas era algo que nadie cuestionaba.


Durante años, los partidarios de la Segunda Enmienda han considerado esta como la consagración de sus derechos. Pero quienes buscan una mayor regulación de las armas de fuego en Estados Unidos, advierten que este derecho amenaza otro: el derecho a la vida.


Está a nuestro alcance poner fin a nuestra epidemia de violencia armada y respetar la Segunda Enmienda, que tiene límites. Como presidente, Biden buscará políticas constitucionales de seguridad de armas con sentido común. Biden:


Dará incentivos a los estados para establecer programas de licencias de armas. Biden promulgará legislación para otorgar subsidios a los gobiernos estatales y locales para que le exijan a las personas a que obtengan una licencia antes de comprar un arma.


Uruguay. Con 34,66 armas por cada 100 habitantes, la nación rioplatense encabeza por lejos el ranking de los países latinoamericanos (casi duplicando al segundo país de la región con más armas, Venezuela) y empatando con Canadá. Está muy lejos, eso sí, de EE.UU., donde hay más de 120 armas por cada 100 habitantes.


`Entonces saldrán los habitantes de las ciudades de Israel y harán hogueras con las armas, y quemarán escudos, paveses, arcos y saetas, mazas y lanzas, y harán fuego con ellos durante siete años. 041b061a72


About

Welcome to the group! You can connect with other members, ge...

Members

bottom of page